Sean cuales sean las razones, Turín nunca ha sido una ciudad que ha conseguido calar en el imaginario colectivo como un destino principal a visitar en Italia. Quizás es la dura competencia que ejercen ciudades como Roma, Florencia, Venecia o Milán, pero lo cierto es que Turín, también conocida como “la cuna de Italia”, no suele estar entre los primeros destinos más visitados en Italia, lo que la convierte en un secreto muy bien guardado.

Antiguo e importante centro político -fue la primera capital de Italia tras la agrupación del país- Turín es en la actualidad una de las ciudades más ricas de Italia y una de las más industrializadas, junto a sus vecinas del norte Milán y Génova. Ampliamente reconocida por la calidad de sus instituciones educativas, bibliotecas, parques y universidades, es a la vez hogar de monumentos y museos únicos, así como uno de los motores de la industria automovilística italiana y ciudad con tradición deportiva, tras haber acogido los Juegos Olímpicos de Invierno en 2006.

Muchos de sus más grandes tesoros no sólo los artísticos y arquitectónicos, sino aquellos de carácter intangible, los que se encuentran en sus múltiples plazas en bares, cafés y restaurantes que han forjado el nombre de “la notte torinesa”. Acompáñanos a recorrer la ciudad de Turín durante 48 horas, un interesante rincón en el país de la bota.

VIERNES

Piazza Castello – 14:00 horas

No hay lugar más céntrico en Turín que la Piazza Castello, centro neurálgico de la ciudad donde se agrupan los edificios de mayor importancia de la región del Piamonte, cuando reinaba la monarquía de los Saboya, previo a la unificación de Italia. La lista de sitios de interés en los alrededores de esta plaza es extensa, por lo que hay que dedicarle al menos una tarde entera.

Si el hambre aprieta, alrededor de la cercana Vía del Po, hay numerosos sitios de comida tradicional, cafeterías y chocolaterías, para terminar la comida con un buen helado, una de las especialidades de la ciudad. Para una excelente trattoría, dirígete a La Via del Sale (Via San Francesco da Paola, 2) y termina con un delicioso helado en el histórico Caffe Fiorio (Via Po 8), donde sirven el famoso Café Bicerin, una deliciosa bebida tradicional de Turín, que es una mezcla de café, chocolate caliente y crema de leche.

Panorámica de la Piazza Castello

Duomo – La Catedral de Turín – 16:00 horas

A pesar de no ser la más famosa en la ciudad, la Catedral de San Juan Bautista es la principal iglesia católica de Turín, al albergar la famosísima Sábana Santa, o el sudario que se cree que estuvo sobre el cuerpo de Jesucristo en su entierro. Tal relevante pieza se encuentra en la Capilla Guarini, proyectada por el famoso arquitecto barroco Guarini, aunque rara vez se exhibe al público. La catedral por su parte, se trata de uno de los pocos ejemplos renacentistas de la ciudad.

Iglesia de San Lorenzo – 16:30 horas

A muy corta distancia, se encuentra otra famosa obra finalizada por Guarini, la Real Chiesa de San Lorenzo. El título de real se atribuye a que era considerada la iglesia de la casa real de los Saboya y lo cierto es que no es una iglesia convencional, ya que no se intuye que es un edificio religioso, quizás excepto por su cúpula, que es una verdadera obra de arte. Abre de 16:00 a 19:00 por las tardes

Palazzo Madama – 17:00 horas

Este antiguo edificio romano, cuyas torres formaron parte de las defensas de la urbe entonces llamada Augusta Taurinorum, pasó a ser una de las residencias de la casa real de Saboya, y según sus instrucciones, fue convertida en un castillo, por un lado con aspecto medieval de piedra oscura y por el otro (el que da a la plaza), de aspecto barroco y piedra blanca. Esta interesante obra ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y en la actualidad alberga el Museo Municipal de Arte Antiguo. Se puede visitar hasta las 18:00 h en días de semana y hasta las 20:00 los domingos. Precio: 10 euros.

Palacio Real de los Saboya 18:00 horas

Un buen momento para contemplar la Plaza del Castillo es cuando ya se ha puesto el sol y se iluminan sus monumentos, en especial aquel que más domina este espacio público, el Palacio Real de Turín, la más importante residencia y el símbolo del poder de la realeza del Piamonte, que dominaron la región desde el siglo XII hasta el XIX. En su visita guiada de 90 minutos se incluye la Real Armería, la Galería de Saboya y el Museo Arqueológico. Precio: 12 euros.

Via Po/Piazza Vittorio Veneto – 20:00 horas

La Via Po, que comunica la Piazza del Castello con la Piazza Vittorio Veneto, es una de las avenidas más importantes de Turín. En este hermoso eje urbano, pleno de pórticos y galerías llenas de historia, hay una gran tradición comercial literaria, en parte quizás a la presencia de la sede histórica de la Universidad de Turín.

Una vez en la Piazza Vittorio Veneto, diseñada para la expansión urbanística de la ciudad en el siglo XVII, es posible hacer un aperitivo y buscar algún sitio para cenar, como por ejemplo el Ristorante Macelleria (Via Bava 2/r), especializado en carnes. La movida nocturna se concentra en los alrededores de la plaza en sitios como The Beach (Murazzi del Po 18-20-22), Vogue (Via Andrea Doria 9) o La Drogheria (Piazza Vittorio Veneto 18), locales modernos para bailar y tomarse algo. Si no te apetece salir, el sitio es ideal para ir hasta el Ponte Vittorio Emanuele I y recorrer la ribera del Po, junto a la fachada de la Chiesa della Gran Mare di Dio.

Ponte Vittorio Emanuele I y la Iglesia della Gran Mare di Dio

SÁBADO

Mole Antonelliana y Museo del Cine 10:00 horas

Comenzamos el sábado visitando el mayor símbolo de Turín, la Mole Antonelliana, una imponente estructura coronada por una espigada aguja que domina el paisaje de la ciudad. Originalmente concebida para ser una sinagoga, finalmente terminó siendo un monumento al Rey Víctor Manuel II, sin embargo, este edificio ya consigue ser protagonista por sus peculiares formas y por ser el mirador más famoso de la ciudad. Sube al ascensor panorámico a través de la cúpula (no apto para personas con mucho vértigo) y déjate sorprender por las vistas espectaculares de Turín. Desde 2000 alberga el Museo Nazionale del Cinema, el museo de su tipo más importante del país.

Parque Valentino 14:00 horas

Turín es una ciudad rica en cultura y arquitectura, pero también es sitio de lugares llenos de naturaleza, como el Parque Valentino, un gran parque urbano ubicado entre los puentes Umberto I e Isabella, un auténtico refugio del ajetreo de la ciudad. Entre sus múltiples paseos podrás encontrar el Jardín Botánico, la simpática aldea medieval (una reproducción de un auténtico pueblo piamontés) o el Castillo de Valentino. La entrada es gratuita.

Colina de los Capuchinos – 17:00 horas

Volvemos a la Piazza Vittorio Veneto para cruzar el río y dirigirnos a la Colina de los Capuchinos, un lugar muy especial de Turín, que aparte de ofrecer magníficas vistas, es sede del convento de Santa María del Monte, un lugar de peregrinación y reducto de frailes capuchinos.

La iglesia, situada en lo alto de la colina, está dedicada a la Virgen María y fue consagrada en 1656. Destaca el hermoso altar construido por Carlo y Amedeo di Castellamonte, pero sobretodo salir de su interior y si la visibilidad lo permite, ver el panorama de Turín con los Alpes de fondo.

Piazza San Carlo – 19:00 horas

Para terminar de pasar la tarde, ningún otro mejor sitio que la Piazza San Carlo, también llamada “la sala de estar de Turín” o la plaza de las iglesias gemelas, para degustar un buen surtido de dulces piamonteses. Y es que este espacio público es muy utilizado para manifestaciones artísticas, políticas y musicales.

En el sentido gastronómico, el Caffe San Carlo (Piazza San Carlo, 156) es la mejor opción para probar un buen pastel de avellanas, un bonet (budín de chocolate y Amaretto) o bien unas Bicciolanni (galletas picantes), esto si el bolsillo lo permite. Desde allí es una buena ocasión para recorrer la Via Roma, otra de las principales calles del centro. Si el tiempo acompaña, puedes siempre hacer un paseo y ver los románticos puentes del río Po iluminados.

Puente Umberto I sobre el río Po

DOMINGO

Piazza Palazzo di Città – 10:00 horas

En el estilo aporticado de las muchas plazas de Turín, la Piazza Palazzo di Città, que alberga el edificio del Ayuntamiento de Turín, tiene una peculiaridad con respecto a otras y es su pequeño tamaño y dimensiones rectangulares. Se cree que fue en este espacio público donde se encontraba el antiguo foro romano de Julia Augusta Taurinorum. La rige la estatua del Conde Verde y el Moro, en tributo a las Guerras de Oriente. Un sitio ideal para desayunar lo encontrarás en la Caffeteria Palazzo de Città (Piazza Palazzo Di Citta 6/A).

Porta Palatina – 11:30 horas

Atravesamos la Via Milano para llegar hasta la Porta Palatina, antigua puerta de acceso a la ciudad romana, que más allá de un uso defensivo, servía para marcar la transición entre el comienzo de la ciudad y el fin del campo. Dos estatuas que datan del siglo XX, una de Julio César y otra de César Augusto, enmarcan a este otro símbolo de la ciudad piamontesa.

Museo Egipcio – 12:30 horas

Esfinge exhibida en el Museo Egipcio de Turín

Quizás llame la atención el recomendar un museo egipcio en Turín, pero lo cierto es que no sólo es uno de los más importantes de la ciudad, sino que es el segundo museo egipcio del mundo en importancia, después del Museo Egipcio del Cairo. La cantidad de hallazgos, pinturas, momias, sarcófagos y todo tipo de objetos del antiguo Egipto es absolutamente imprescindible.

Palazzo Carignano

Es inaceptable marcharse de Turín sin antes haber visitado uno de sus palacios más respetados y venerados, el Palazzo Carignano, a tan sólo una calle del Museo Egipcio. La obra, también diseñada por Guarini, es otro ejemplar maestro del barroco que también es Patrimonio de la Humanidad y fue antigua residencia real.

Su interior está lleno de objetos históricos y obras arquitectónicas de Turín, entre ellas los ambientes de los apartamentos pertenecientes a los Saboya, el despacho de Carlo Alberto de Saboya (Príncipe de Carignano) o la cama de nacimiento del rey Vittorio Emanuelle II. Ubicado en la Via Accademia delle Scienze, 5, a una calle de la Piazza del Castello, terminamos nuestro recorrido en el sitio donde todo empieza y todo termina en Turín.

A SIMPLE VISTA – TURÍN

Cómo llegar:
En avión: volar a Turín desde España es baratos y con múltiples opciones de aerolíneas tradicionales y low-cost. Las compañías Blue Air, Alitalia y Vueling la conectan desde Madrid, mientras que Ryanair y Vueling, ofrecen vuelos baratos desde Barcelona.

En tren: Si dispones de más tiempo y prefieres el romanticismo del tren, es posible viajar a Turín desde Barcelona en este medio de transporte, haciendo dos trasbordos en Valence (Francia) y Chambéry (Francia) desde unos 150 euros y unas 11 horas de viaje.

Dónde alojar:
Turín es una ciudad con todo tipo de alojamientos para todos los gustos y bolsillos. Si buscas un Bed & Breakfast, Il Gioiellino es muy recomendable. Si el bolsillo te lo permite dos hoteles de lujo de gran tradición son el Turin Palace Hotel o El Gran Hotel Sitea son buenas opciones, aunque si buscas a precios más moderados el Best Western Plus Hotel Genova es ideal. Recuerda que en el buscador de Vuelos Baratos tienes todas las herramientas para encontrar tu alojamiento favorito en Turín.

Enlaces de interés:

Palazzo Madama: http://www.palazzomadamatorino.it/it
Palacio Real: http://www.ilpalazzorealeditorino.it/
Museo del Cine: http://www.museocinema.it/quick_info.php?l=es
Museo Egipcio: http://www.museoegizio.it/en/
Palazzo Carignano: http://www.palazzocarignano.it/
Museo del Grande Torino. Informaciones sobre el legendario equipo conocido cómo el Grande Torino, que pereció en el desastre aereo de Supergahttp://www.ilgrandetorino.net/museo.htm
Más información: Turismo Torino