Apenas una hora y cuarto de distancia separan a Girona de Barcelona, y a pesar de no entrar entre las 10 ciudades más pobladas de Cataluña, esta gran ciudad de la provincia homónima es una visita ineludible si viajas a esta comunidad autónoma.

Con un importante legado histórico y una maravillosa serie de monumentos, gastronomía de primera calidad y un ritmo considerablemente más pausado que Barcelona, Girona es un enclave estratégico en Cataluña y un importante nodo de comunicaciones, contando con una excelente conexión por tren y con el segundo aeropuerto más importante de Cataluña en volumen de pasajeros.

Más allá de todas sus bondades, la cercanía de Girona a algunas de las mejores playas de la Costa Brava, junto a otros importantes destinos de montaña, convierten a esta hermosa ciudad en un rincón perfecto para una escapada de 48 horas. ¿Nos acompañas?

VIERNES

Plaza y Catedral de Girona – 15:00 horas

Girona está asentada sobre un terreno muy irregular que fue formado por sedimentos marinos durante la era terciaria. Esta particularidad se hace más evidente en la parte antigua de la ciudad, y si hablamos de la zona de mayor altura, debemos dirigirnos a la Plaza de la Catedral de Girona, uno de sus monumentos más representativos y donde comienza nuestro recorrido.

Construida entre los siglos XI y XVIII, la catedral es un compendio de estilos que van desde el románico (visible en el claustro), el barroco (presente en la escalinata y su fachada principal) y su nave gótica, la cual está considerada como el espacio abovedado más ancho del mundo (23 metros). Está consagrada a Santa María y en su interior descansan los restos de Sant Narcís, patrón de Girona. La visita cultural de la nave, el tesoro y el claustro con audioguía tiene un precio de 7 euros, aunque los domingos es gratuita.

Judería – 16:00 horas

Nos seguimos adentrando lo que se conoce como la Força Vella, una fortaleza que fue construida por los romanos, cuyos vestigios aún son visibles en partes de la muralla de la ciudad y que representan una buena parte del casco antiguo. Entre estas encantadoras callejuelas, que aún mantienen un aire medieval, encontramos la judería o “El Call”, el barrio judío de Girona.

En este reducto hubo una comunidad judía que habitó en Girona hasta el siglo XV y cuyo efecto aún es visible, ya que su estructura poco ha variado a lo largo de los siglos, convirtiendo a la judería de Girona en uno de los enclaves medievales mejor conservados del mundo. No te pierdas una visita al Museo de Historia de los Judíos, que explica su historia y conserva reliquias de dicha comunidad.

Puente de la Princesa – 17:00 horas

Girona se sienta en la confluencia de cuatro ríos, el Ter, Güell, Galligants y Onyar, aunque es este último el que más protagonismo tiene y es uno de los símbolos de la ciudad. Es también uno de sus puntos más fotografiados, gracias a la fotogénica combinación del romántico puente y las fachadas coloridas que se apuestan en su orilla, una de las cuales brilla con particular intensidad. Se trata de la Casa Masó.

Casa Masó – 17:30 horas

La Casa Masó, sede de la Fundación Casa Rafael Masó, fue residencia de este arquitecto catalán, uno de los precursores del Novecentismo, un movimiento estético que se presentaba como la alternativa al modernismo. Su antigua residencia, hoy convertida en museo, es un vivo ejemplo de este estilo artístico, y se conserva exactamente igual que a comienzos del siglo XX (mobiliario incluido). Es también la única casa con vistas al río Onyar que está abierta al público. La visita vale 5 euros y se recomienda hacer reserva previa.

Al acercarse el atardecer, es buen momento para dar una caminata por el Paseo José Canalejas, una vía que bordea el río y disfrutar de la puesta de sol, así como para acercarse al otro lado de la ciudad cercana a la estación de RENFE. Un sitio legendario en esta parte de Girona para cenar es Massana (Bonastruc de Porta, 10), un elegante local que cuenta con una estrella Michelin y ofrece una extraordinaria experiencia gastronómica.

La más blanca de las casas junto al Onyar alberga la Fundación Casa Rafael Masó

SÁBADO

La Muralla de Girona – 10:00 horas

Panorama de la llamada Força Vella

Uno de los itinerarios más visitados en Girona es el paseo por la muralla, una estructura defensiva de piedra que consta de un camino de ronda, torres de vigilancia, puertas y baluartes, que fue construida durante la era carolingia (siglos IX y X) y que se continuó extendiendo hasta el siglo XIV, para envolver todo lo que se consideraba la ciudad medieval o Força Vella.

Para comenzar este recorrido de baja dificultad, debes dirigirte primero a la Plaça de Catalunya y seguir por la calle del Carme hasta que veas las escaleras que indican el comienzo de la muralla, contiguas a los jardines de la muralla. En este recorrido, es posible ver un panorama extraordinario de Girona e imaginar un viaje en el tiempo a épocas pasadas.

Baños Árabes – 13:00 horas

A pesar de su nombre, el edificio de los Baños Árabes es una construcción cristiana de estilo románico, inspirada en los baños romanos y musulmanes. Esta interesante estructura data del siglo XII (1194) y mantuvo su uso original hasta el siglo XV, cuando fueron clausurados. A pesar de su antigüedad, se encuentran perfectamente conservados y constituyen una visita ineludible para conocer una antigua tradición gerundense, aparte de su asequible precio: 2 euros.

A poca distancia existe una buena oferta gastronómica para probar diversos estilos: Monvi, Espai Gastronòmic (Carrer del Pou Rodó, 22), El Carrito Barri Vell (Carrer la Barca, 10) y El Cau del Llop (Carrer Sacsimort 5). Si te animas a salir por la noche, hay una estupenda coctelería en el Nº 4 de la calle Santa Llucia: Nykteri’s Cocktail Bar.

Sant Pere de Galligants y Sant Nicolau – 16:00 horas

La sede del Museo de Arqueología de Cataluña se encuentra en este antiguo monasterio benedictino, un Bien de Interés Cultural de Girona que junto a la Capilla de Sant Nicolau, conforman uno de los conjuntos románicos más espectaculares de Cataluña. Entrada: 4,50 euros.

Pont de Pedra – 18:00 horas

Con la caída de la tarde nos acercamos al famoso “Pont de Pedra”, o puente de piedra, también conocido Puente de Isabel II, uno de los puentes que conectan el núcleo antiguo de la ciudad con el Barrio del Mercadal. El puente, que consta de tres arcadas, fue construido con piedra de Girona e inaugurado en 1856. Su céntrica posición invitan a admirar el panorama iluminado de Girona al caer la noche y a recorrer una de las zonas más animadas de la ciudad, la Plaça del Vi.

Plaça del Vi – 19:00 horas

De carácter señorial, esta concurrida plaza está formada por varias edificaciones que forman parte del Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña. Antiguo lugar de residencias nobles, la Plaça del Vi es un hermoso paseo, con galerías comerciales formadas por arcos de medio punto, donde se encuentran edificios de relevancia como el Ayuntamiento de Girona y el Teatro Municipal y que funge como punto de encuentro por excelencia. Aparte de numerosas cafeterías y bares, es un buen sitio para salir a cenar y un local muy reconocido es Nu Restaurant (c/ Abeuradors, 4), así como Occi (Carrer Mercaders 3).

Plaça del Vi, Girona – Foto: Manel Zaera, CC BY SA 2.0

DOMINGO

Pont de Ferro 10:00 horas

No es secreto que los puentes de Girona forman una parte indiscutible de la ciudad. Ningún mejor sitio que el Pont de Ferro para comenzar el domingo de nuestro recorrido. Este vistoso puente de acero pintado en rojo, fue construido en 1877 por la empresa parisina de Gustave Eiffel y contribuyó a mejorar considerablemente el paso del Onyar en este tramo, que anteriormente se hacía por endebles puentes de madera.

Momento ideal para admirar de nuevo las Casas del Onyar, un conjunto arquitectónico que es símbolo de Girona. Cruzando el puente, encontrarás la peculiar heladería Rocambolesc, una invención de Jordi Roca, donde se sirven extravagantes helados artesanales con productos frescos de temporada.

Plaza de la Independencia 11:00 horas

Del mismo lado del río y a corta distancia, hallamos una de las plazas más conocidas y visitadas de Girona: la Plaza de la Independencia, construida en tributo a la Guerra de Independencia Española y que constituye el eje neurálgico del barrio de Mercadal. Rodeada de edificios neoclásicos, es un sitio ideal para desayunar o merendar a media mañana en sus múltiples cafeterías, o bien para quedarse a comer. En su centro, se levanta el monumento Girona 1809, en honor a los valientes que defendieron la ciudad durante el asedio sufrido por las tropas napoleónicas.

Basílica Sant Feliu – 13:00 horas

Nos despedimos de Girona con otro de los monumentos emblemáticos: la Basílica de Sant Feliu, iglesia que previo a la construcción de la catedral, era el principal templo en la ciudad. Con un aspecto que se asemeja a un castillo, el estilo gótico predomina en la basílica menor, aunque parte de un esquema románico. En su interior se conserva un valioso patrimonio artístico, como ocho sarcófagos paleocristianos del siglo IV y el sepulcro gótico de Sant Narcís. La entrada con audioguía vale 7 euros pero los domingos la entrada es gratuita.

A SIMPLE VISTA – GIRONA

Cómo llegar:
En avión: Girona cuenta con un aeropuerto propio, Aeropuerto de Girona/Costa Brava, sin embargo, su mapa de destinos se concentra en conexiones low-cost con ciudades europeas y no está conectado con la península por aire. Si quieres volar a Girona, la mejor opción es llegar a Barcelona, ciudad que cuenta con infinidad de conexiones directas desde Madrid (Iberia, Vueling), Sevilla, Málaga, (Ryanair, Vueling), Palma de Mallorca, (Ryanair, Air Europa) y Tenerife (Ryanair, Norwegian).

En tren:
RENFE ofrece infinidad de conexiones con la estación de trenes de Girona (a tan sólo 15 minutos a pie del centro histórico) desde Barcelona en trenes Avant (38 minutos, 12,95 euros ida y vuelta), trenes MD (1 hora y 38 minutos, 11,95 euros ida y vuelta) o en AVE (38 minutos, 2480 ida y vuelta). Desde Madrid el trayecto a Girona se puede hacer en AVE en 3 horas y 52 minutos (desde 89,90 euros ida y vuelta) o en AVE con transbordo.

En autobús:
La empresa ALSA, conecta Girona con Barcelona en 1 hora y 30 minutos desde 14,50 euros sólo ida y desde Madrid, en 9 horas y 25 minutos desde 34 euros el trayecto. Por otra parte, Sagales conecta Girona directamente desde el Aeropuerto de Barcelona El Prat desde los 19 euros.

Dónde alojar:
Si buscas una buena ubicación a buenos precios, el Hotel Peninsular es una alternativa, por otra parte, el Hotel Ciutat de Girona es ideal para viajar en familia. Si buscas practicidad y comodidad, el Hotel Carlemany, se encuentra a pocos metros de la estación de tren, y si buscas alojamientos con encanto y muy bien situados, el Casa Cundaro (a pasos de la Catedral) es una excelente opción. El buscador de Vuelos Baratos ofrece muchas otras alternativas que te pueden interesar.

Girona es una de esas ciudades que se puede visitar durante cualquier época del año y tan manejable que no es necesario moverse por coche o transporte público porque se puede ir caminando a todos los sitios de interés.

Enlaces de interés:

Visita a la Catedral de Girona
Museo de los Judíos de Girona
Fundación Casa Rafael Masó
Baños Árabes
Sant Pere de Galligants
Más información en la página de Turismo de Girona.