Bilbao es la ciudad más grande de Euskadi. Esta situada en un valle rodeada por montes y la atraviesa la Ría del Nervión, que llega hasta el mar Cantábrico, pasando por Getxo y Portugalete. Comenzamos hablando de la Ría de Bilbao porque es un elemento fundamental para comprender la historia de esta ciudad y su evolución, y es un punto de referencia de la ciudad Bilbaína.

El puerto de Bilbao ha sido siempre uno de los más importantes dentro de la economía de España, desde la época del comercio marítimo con Inglaterra, Flandes y los Países Bajos durante los siglos 17 y 18 y durante la época del desarrollo industrial y explotación de las minas de carbón, que llegaba hasta el puerto bilbaíno a través del ferrocarril para ser exportado.

Actualmente, el puerto se ha reconvertido y renovado para ocupar el principal espacio de ocio de la capital vizcaína, a su orilla es donde se ubican los edificios del Guggenheim, del Museo Marítimo, de la nueva Biblioteca de Deusto, del Palacio Euskalduna, y del nuevo estadio de fútbol, por ejemplo. Lo cierto es que en pocos años, desde mediado de los 90, esta zona ha cambiado muchísimo y ha pasado de ser de un paisaje industrial al espléndido lugar que hoy podemos disfrutar en Bilbao.

De hecho en 2010, la ciudad de Bilbao fue reconocida con el premio Lee Kuan Yew World City Prize, considerado el Nobel del urbanismo, galardón otorgado por la ciudad estado de Singapur, en colaboración con la Academia Nobel sueca por su revitalización estética, social y económica.

Bilbao tiene algo especial su gente y todo Bilbaíno esta muy orgulloso de ser de su ciudad y sus ciudadanos hacen la mejor propaganda de Bilbao, con sentido del humor y cordiales con los visitantes. En Bilbao se vive bien, se come muy bien y sobretodo, cualquiera se lo pasa muy bien en esta ciudad que se puede visitar en cualquier momento del año.

VIERNES

15 horas. Casco Viejo, Las 7 Calles

Llegamos al aeropuerto de Bilbao a las 15:10 de la tarde. Desde allí nos desplazamos hasta el centro de Bilbao en autobús, que nos deja en la Gran Vía. Vamos a dejar el equipaje en nuestro alojamiento, que hemos reservado esta vez en el Casco Viejo, cerca de la Catedral.

La Catedral de Santiago, es un Bien de Interés Cultural y Monumento Histórico Artístico y está próxima la Plaza Nueva, una amplía plaza con arcadas, desarrollada por el arquitecto Avelino de Goicoecha, basandose en el proyecto de Silvestre Pérez Martinez, se construyó en 1821; Así que comenzamos visitándolas y recorriendo las 7 calles, que es como se conoce popularmente esta zona del barrio más antiguo de Bilbao. Las “7 Calles” son: Somera, Artecalle, Tendería, Belosticalle, Carnicería Vieja, Barrencalle y Barrencalle Barrena. Están repletas de bares, donde se puede picar algún pintxo.

En el Casco Viejo están las Iglesias de las Iglesias de San Antón a los pies de la Ría, junto al mercado; San Nicolás en el interior del Casco Viejo, tiene una gran fachada con dos torres que se enfrenta a la portada del Teatro Arriaga, y la de los Santos Juanes, de estilo barroco que es también Monumento Histórico Artístico. En esta zona también se puede visitar el Museo Arqueológico de Bilbao, entre otras cosas. La fuente de la plazuela de la Catedral de Santiago que se ve en la imagenes, es de Luis Paret, data de 1785, cuando el artista vivía en Bilbao.

 

17 horas. Teatro Arriaga

El Teatro Arriaga es uno de los edificios más representativos de Bilbao y su vida cultural. Está dedicado al músico de la ciudad llamado Juan Crisóstomo de Arriaga. Este edificio fue inaugurado en 1890 y ha contado con figuras de primera fila del mundo de la ópera en su escenario, además se recuerda con especial cariño a Federico García Lorca que llevó a la actriz Margarita Xirbu a Bilbao. El 26 de mayo de 1.901, se celebraron los Juegos Florales en los que participó un conocido filosofo, Miguel de Unamuno, escritor bilbaíno perteneciente a la generación del 98. Un incendio lo destruyó en 1914, re-inaugurándose en el año 1919. Actualmente programa obras de teatro principalmente, ya que las funciones de ópera se han trasladado al Palacio Euskalduna, que veremos también este fin de semana. Como curiosidad, tiene un palco con decoración inspirada en el Orient Express.

A su lado está el Mercado de la Ribera, otro edificio cuyos orígenes son de la misma época y que se inauguró, tal y como hoy lo vemos, tras las inundaciones que sufrió en 1983. Suele ofrecer, ademas de las funciones típicas de un mercado de cualquier ciudad, puestos de artesanía y productos de la zona, que se denominan “Eusko Label” con garantía de ser originarios de Euskadi. Este edificio entró en el libro Guiness de los Récords por tener el mayor número de puestos como mercado de abastos municipal.

Enfrente del Teatro Arriaga está el Kiosco del Arenal.

Teatro-Arriaga

Teatro Arriaga Foto: ©depositphotos/imagsan

Bilbao-El-Arenal

Kiosko de música en El Arenal, frente al Teatro Arriaga por Zarateman, Public Domain via Wikimedia Commons

18 horas. El arenal, Paseo por la Ría

El kiosco de música del Arenal es un elemento característico de esta zona, de estilo Art Decó, es obra del arquitecto Pedro Ispizua. Es de 1923 y se utiliza como escenario musical al aire libre. Estamos en los jardines El Arenal, la zona de ocio junto a la ría, uno de los lugares emblemáticos de Bilbao pensada para pasear y disfrutar de actividades lúdicas. El kiosco del Arenal se sigue usando frecuentemente para conciertos, sesiones de Djs, etc. Paseando por el Arenal llegamos hasta el Ayuntamiento y nos vamos aproximando a las inmediaciones donde se encuentra el Museo Guggenheim.

 

 

19 horas. Ayuntamiento y Paseo Campo del Volantín

El edificio del Ayuntamiento se sitúa en la Plaza Erkoreka. Es un tipo de arquitectura de estilo afrancesado, como el teatro Arriaga. Fue construido en 1892 y es un proyecto del arquitecto Rucoba. En su fachada, entre las arcadas, se pueden ver los relieves de 5 personajes históricos de Bilbao: su fundador, Diego López de Haro, el cardenal Antonio Javier Gardoqui, el almirante Juan Martínez de Recalde, Tristán de Leguizamón y el economista Nicolás de Arriquibar. Es el cuarto edificio que se usa como ayuntamiento de Bilbao, villa fundada en el año 1300.

La PLaza Erkoreca está dedicada al político republicano Ernesto Erkoreka, en está plaza está la escultura de Jorge de Oteiza “Variante ovoide de la desocupación de la esfera” y por un lado se acce al puente del Ayuntamiento. Nosotros vamos a seguir el recorrido por este lado de la ribera, por el Paseo Campo del Volantín, llegando hasta el puente de Zubizuri. Pasamos delante del Palacio Olabarri, un palacete del siglo 19 que hoy es la sede de la Autoridad Portuaria de Bilbao.

El siguiente puente es que da acceso al Museo Guggenheim, pero vamos a pasar por el Puente peatonal de Zubizuri, del arquitecto Calatrava, para ver una plaza muy típica del centro de Bilbao antes de acercarnos a ver al Guggenheim.

Ayuntamiento-Bilbao

Ayuntamiento de Bilbao Foto: ©depositphotos/Davpe

19:30 horas. Puente Zubizuri, Plaza de la Convivencia Isozaki Atea

El puente de Zubizuri da directamente a la Plaza de la Convivencia, del arquitecto Isozaki. Entramos así en la zona del puerto y ría que se ha reconvertido en la capital bizkaína. Estamos en pleno centro, y en el paisaje vemos se combinan e integran perfectamente la arquitectura más clásica de la ciudad, con influencias de la arquitectura francesa y británica del siglo 19, con la modernidad y el estilo arquitectónico más actual.

El puente Zubizuri es de Santiago Calatrava, una pasarela peatonal que une el Volantín con la Plaza de la Convivencia y la Puerta Isozaki, “Isozaki Atea” en euskera. Destacan las torres del arquitecto japonés, de 82 metros de altura. Esta puerta espectacular, conecta el centro de Bilbao con la Ría.

Y ya estamos en el centro de Bilbao, es hora de acercarnos a ver una de las plazas más populares de la ciudad y donde se encuentra uno de los locales más típicos de Bilbao, el Cafe Iruña. A su espalda está la Gran Vía de Bilbao. Desde la Plaza de la Convivencia subimos por la calle Mazarredo hasta la Plaza de San Vicente, con los Jardines de Albia.

20 horas. Plaza San Vicente, Jardines Albia y Café Iruña

En el entorno de esta plaza están la Iglesia de San Vicente Mártir, la escultura dedicada a la Virgen Inmaculada, el monumento al escritor Antonio Trueba de Mariano Beinllure, que representa la época de esplendor de las minas de Las Encartaciones; la estatua de Sabino Arana, fundador del Partido Nacionalista Vasco, el Kafe Antzokia conocido por su muy buena programación de conciertos prácticamente todos los días del año.

Ahora vamos a entrar en el emblemático Café Iruña, que se inauguró en 1903. Es un local llamativo desde el exterior por sus azulejos, sus espléndidos techos y decoración de estilo mudéjar. Dá en esquinazo a los Jardines de Albia y fue el lugar de encuentro y tertulias de prestigiosos poetas y escritores vascos, como Pío Baroja, Miguel de Unamuno e Indalecio Prieto. Es un espacio muy especial, este bar restaurante donde sirven menús, pintxos -y se puede desayunar, comer o cenar cualquier día-, fue declarado Monumento Singular en 1980 y obtuvo el Premio al Mejor Café de España en el año 2000. Es muy agradable, apetece quedarse un rato allí contemplando y las costumbres de los vascos.

En cuanto a la manera de cómo comer pintxos, no hay que complicarse: los pintxos fríos, están sobre la barra del bar. Se pide la bebida y se cogen directamente; Si se van a tomar pintxos calientes o raciones, eso sí hay que pedirlo al camarero. Al pagar se dice al camarero qué se ha tomado, aunque ellos suelen llevar la cuenta de lo que se va consumiendo. Las especialidad del Café Iruña, como no es de extrañar por la decoración que lo caracteriza, son los pintxos morunos.

Isozaki

Puente de Calatrava, Torres de Isozaki Foto: ©depositphotos/javigares

PlzaSanVicente

Plaza San Vicente – Café Iruña Foto: ©depositphotos/imagsan

21:00 horas. Guggenheim, Museo Bellas Artes y Palacio Euskalduna de noche

Desde allí volvemos a la Plaza de la Conveniencia donde tomaremos el metro en Uribitarte para recorrer la zona del río que rodea el Museo Guggenheim, pasando delante de la Universidad de Deusto que se vé en la otra orilla, la nueva biblioteca de Deusto en el mismo lado por el que discurre el metro-tranvía, y vamos a llegar hasta el Palacio Euskalduna, en la Plaza de Euskadi donde también está el Museo de Bellas Artes de Bilbao y el Museo Marítimo.

Mañana veremos estos sitios de día pero la vista nocturna es atractiva y nos sirve para situarnos por completo en lo que es la ciudad. Hacemos el recorrido del Paseo de Abaindobarra, que va por exterior, y nos bajamos en la parada de San Mamés, donde está el nuevo estadio de fútbol del Athletic. Después volvemos a nuestro alojamiento, ya que al día siguiente visitamos el Museo Guggenheim… y más sorpresas que guarda la ciudad.

BBAA-noche

Museo Bellas Artes Fachada principal, vista nocturna Foto: ©depositphotos/javiergil

Guggy-noche

Museo Guggenheim, vista nocturna Foto: ©depositphotos/quadrio

Euskalduna

Palacio Euskalduna, vista nocturna Foto: ©depositphotos/javiergil

SÁBADO

10:30 horas. Plaza Biribila: desayuno en La Granja y visita a la Estación

Comenzamos el día acudiendo a desayunar a otro local característico del centro, el Café La Granja que esta en la Plaza Biribilla, la Plaza Circular, donde sirven desayunos dulces y salados, a gusto de cada cual. Es uno de los lugares emblemáticos, donde los bilbaínos quedan a menudo. La decoración es al estilo de los grandes cafés franceses, se inauguro en 1926.

En el centro de la Plaza está la estatua dedicada al fundador de la ciudad, Don Diego Lopez de Haro y en frente queda la histórica Estación de Abando Indalencio Prieto, conocida como la estación del Norte, es donde llegan los trenes de Renfe. El edificio tiene una bonita fachada, como se aprecia en la imagen y merece la pena entrar para ver bien sus espectaculares vidrieras flanqueando al reloj. En la actualidad es el principal intercambiado de transportes de la ciudad.

Abando-estacion

Estación Abando, Plaza Biribila Foto: ©depositphotos/naticastillog

11:30 horas. Visitando el Museo Guggemheim

El Museo Guggenheim abre desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde. El museo en sí es un espectáculo, además de su excelente muestra permanente y las interesantes exposiciones temporales que se programan continuamente.

Por el interés del edificio de Frank Gehry, hemos reservado una visita guiada, para conocer bien sus entresijos y detalles. Este servicio es gratuito y se reserva para diferentes horarios, dependiendo el idioma en que se desee realizar el recorrido, ya que puede ser en inglés, castellano o euskera. La visita guiada dura hora y media y se realiza cuando se completa el grupo, pero no se suele tener que esperar mucho. También se pueden reservas visitas guiadas exclusivas, en privado, que cuestan 95 euros.

El Museo tiene la Sala Espacio Zero que sirve para conocer las claves del edifico antes de recorrerlo, está a la derecha del vestíbulo. Además este museo cuenta con una excelente oferta gastronómica con el restaurante Nerua, que tiene una estrella Michelin y su restaurante o Bistro donde se come también muy bien y sale entre 22 a 40 euros, dependiendo el menú que se prefiera. Hoy comemos el Menú express del Bistro, que consta de un plato principal + postre. Tomamos un plato típico del norte, merluza en salsa verde y mousse de mamia. La mamia o cuajada la sirven con fresas y helado.

Guggy-Detalle

Museo Guggenheim Bilbao, detalle Foto: ©depositphotos/livcool

Guggy-BN

Edificio Frank Gehry. Museo Guggenheim Bilbao por Stefano Montagner (CC BY 2.0)

16 horas. Gran Vía de Don Diego Lopez de Haro

Salimos del Museo y nos acrcamos al centro, donde tomaremos un café y un dulce en la Avenida de Don Diego Lopez de Haro, calle que se llama habitualmente “la Gran Vía de Bilbao” y donde existen edificios y locales especiales.

Una de las pastelerías con más prestigio de la ciudad es “Arrese”, famosas son sus trufas de chocolate y de nata, elaboradas de forma artesanal y el local conserva la decoración de época. Este negocio perdura en Bilbao desde 1852 y resistió la época de escasez de la guerra civil y la posguerra. Hace esquina y muy cerca, están los grandes edificios de los bancos y tiendas conocidas. Destaca el Palacio de la Diputación de Bizkaia, en la imagen, es del arquitecto Luis Aladrén, es de finales del siglo 19. Seguimos la Gran Vía hasta la Plaza Moyua, donde está el Hotel más famoso de la ciudad, el Hotel Carlton.

GranVia-edificio

Edificio Histórico, Diputación Foral de Bizkaia Foto: ©depositphotos/bonilla1879

17 horas. Callejeando: Iglesia de San José Torre Iberdrola, Plaza Euskadi

Desde la Plaza Moyua, tomamos la calle Elkano hasta la plaza de San José. Es una zona muy bonita para caminar, ver tiendas, ir descubriendo edificios y rincones. Desde la plazita, se vé a lo lejos otro edificio referencial de Bilbao: la Torre Iberdorla. Nos acercamos a la zona del Museo de Bellas Artes y al parque principal de Bilbao, el Parque de Doña Casilda.

El Museo de Bellas Artes de Bilbao tiene una interesante colección permanente que reúne a los principales artistas vascos, así como sus exposiciones temporales, que suelen ser muy buenas. El museo tiene ademas una cafetería muy agradable en su zona de ampliación, el lado moderno del edificio, que asoma sobre el Parque de Doña Casilda, donde podemos tomamos un café y descansamos un rato. Tiene acceso directo desde la calle, si optamos por no entrar a visitar el museo, aunque es una visita imperdible para los amantes del arte y se ve en poco tiempo.

Iglesia-Torre-Iberdola

Iglesia de San José, al fondo Torre Iberdrola Foto: ©depositphotos/josetxu123

BBAA-1140

Museo de Bellas Artes – entrada anexo Foto: ©depositphotos/rubiphoto

18:30 horas. Parque Doña Casilda

Vamos a pasear por el Parque de Doña Casilda, que es un jardín de estilo inglés dedicado a la benefactora de la ciudad Casilla Iturrizar y Urquijo, esposa de uno de los fundadores del Banco de Bilbao. Fue diseñado por Ricardo Bastida y Juan de Eguiraun y no es casual que sea un jardín de estilo inglés, las relaciones comerciales de Bilbao con la ciudad de Londres e Inglaterra han estado siempre presentes en la historia de la ciudad, que tiene gran influencia y predilección por lo inglés, cosa que se aprecia aquí, en los antiguos edificios de los bancos, y en locales antiguos bares y pubs, al estilo británico. El parque es del 1907 y el Museo de bellas Artes se construyó, pegado al parque, en 1940. Era el único parque de Bilbao hasta hace pocos años.

Parque-Casilda

Parque de Doña Casilda Foto: ©depositphotos/Toniflap

20 horas. La Alhondiga o Azkuna Zentroa

Salimos del Parque de Doña Casilda y pasamos por la Plaza Emilio Campuzano, para llegar hasta la Plaza de Inadutxu, Desde ahí, tomamos la calle Ercilla, y vamos a dar a Pozas. Cercana está la Plaza de Bizkaia y La Ahondiga o Centro Azkuna.

La Alhondiga ha pasado ha llamarse Centro Azkuna en 2015, en reconocimiento al fallecido Alcalde de Bilbao Iñaki Azkuna, un personaje muy querido por los bilbaínos y que impulso su crecimiento.

El impactante edifico de la Alhondiga es un proyecto original de Ricardo Bastida, es de 1905 y este lugar, en el barrio de Rakalde, ha contado con una ajetreada e interesante historia: Se ideó como almacén de vinos, ha estado a punto de ser demolida en varias ocasiones; en 1919 sufrió un incendio. Después hubo un proyecto de Oteiza, -Premio Príncipe de Asturias- junto con los arquitectos Juan Daniel Fullaondo y Francisco Javier Sáenz de Oiza en 1988, que no se llevó a cabo en una época de convulsión política.

Finalmente Philippe Starck diseña un proyecto lleno de imaginación para dotar a este espacio de un carácter y aspecto innovador, que sirva como foro de reunión y ocio de los ciudadanos. Se inaugura en 2010. El interior cuenta con 3 cubos de ladrillo soportados por 43 columnas que se integran en el hall con su llamativo aspecto. Todas son distintas y el espacio es muy bonito tanto por fuera como por dentro.

La Alhondiga es la “Catedral de la Cultura” diaria de Bilbao: hay exposiciones, cines, restaurantes, tiendas y en su programación se incluyen conciertos y diversas actividades. Los sábados abren hasta las 24 horas, así que nos vamos a quedar allí disfrutando de este momento de ocio visitando el Córner Design, Yan Eskola una escuela de cocina, las exposiciones y los eventos del día.

24 horas. Metro de Bilbao: los Fosteritos

A medianoche nos vamos al hotel. Hoy hemos caminado así que regresamos tomando el metro directamente y aprovechamos para ver un Fosterito por dentro. Los bilbaínos llaman “Fosteritos” a las bocas de metro que diseñó Norman Foster para su ciudad. Salimos por la Plaza Arriquibar y vamos hacia Moyua. Mañana es el último día y nos espera un recorrido precioso antes de regresar a casa.

Fosterino

“Fosterino” Boca de Metro Bilbao de Foster por Europ (CC BY 2.0)

DOMINGO

9:30 horas. Avenida Abandoibarra, Palacio Euskalduna y la Grúa Carola

Hoy vamos a visitar el Puente Colgante de Portugalete y Gaztelugatxe. Desde allí iremos a Loiu directamente. Pero vamos a despedirnos de Bilbao con un desayuno en un lugar especial.

Tomamos el metro por el recorrido de la Avenida Abandoibarra, la orilla izquierda del Nervión, y veremos los nuevos edificios que hay en la zona: el Museo Guggenheim Bilbao, el Paraninfo de la Universidad del País Vasco, la Biblioteca de Deusto – a la otra orilla enfrentada, se ve la antigua Universidad- y ahí está el nuevo San Mamés! la sede de los leones del Athelitic Club de Bilbao, orgullo de todo bilbaíno.

Nos bajamos en el Palacio Euskalduna, damos un pequeño paseo y vamos a desayunar a la terraza del Museo Marítmo, otro de los museos interesantes de Bilbao, que tiene unas vistas muy bonitas sobre la Ría y se ve la Grúa roja Carola, vestigio de la época industrial de altos hornos y ahora un símbolo más de la ciudad. El museo y cafetería abren a las 10 horas. Es un lugar muy tranquilo donde vamos a disfrutar de este último desayuno en Bilbo.

Euskalduna-Plaza-Euskadi

Palacio Euskalduna de dia por hans brinker (CC BY 2.0)

11 horas. Puente Colgante de Portugalete – Puente de Bizkaia

El Puente Colgante, Puente de Bizkaia o Puente de Portugalete es una construcción espectacular sobre la ría del Nervión. Merece la pena verla porque tiene unas vistas impresionantes desde su pasarela, a 45 metros de altura. Se inauguró en 1893. En 2006 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por ser una obra destacada de la arquitectura del hierro y de la Revolución Industrial. Abre a las 10 de la mañana, desde las 9 horas en julio y agosto. Tomamos el metro de nuevo hasta la estación de Portugalete.

Cerca del puente hay un “Mareometro” que está allí desde 1883. Se trajo desde París y era muy importante para controlar las mareas y el paso de barcos de gran calado de carga que transitaban la ría. El Puente Colgante funciona como transbordador así que se puede pasar, al otro extremo de la ría, a Getxo.

Puente-Colgante

Puente Colgante Foto: ©depositphotos/Kaleidoscopio

Puente-Portugalete

Puente Colgante, Vista general Foto: ©depositphotos/KarSol

12:30 horas. San Juán de Gaztelugatxe

En este precioso está la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, uno de los lugares más hermosos del litoral de Bizkaia y donde muchos bilbaínos se casan. Está entre Bakio y Bermeo, en un islote que se une tierra por un puente y una larga escalera de más de 240 escalones. Un sitio de película, que por algo es el favorito de las bodas. Hay un paisaje precioso y cuentan que esta ermita fue saqueada por el corsario Francis Drake en el siglo 16.

No queremos irnos sin aproximarnos a ver el mar así que tomamos el autobús. Queda sólo a unos 40 kilómetros. El domingo es un buen día para acudir allí, ya que abre desde las 11 hasta las 15 horas. El Autobús en Bilbao centro se coge detrás de San Mamés, cerca de la Plaza de Euskadi y el Museo Marítimo, es la línea 3515 o el autobús o la A3518 que hace la ruta Bilbao – Mungia – Bakio, va por autopista y sale cada hora.

En verano la línea A3517 de autobuses Bizkaibus se amplía hasta Bermeo y tiene parada en San Juan de Gaztelugatxe. La línea 3518 Bilbao–Bakio, va desde Bakio hasta San Juan de Gaztelugatxe sale cada 2 horas en verano; Pero no siempre los autobuses dejan en Gaztelugatxe, así que conviene preguntar primero en la estación. La ermita queda a 8 kilómetros de Bakio y a 6 kilómetros de Bermeo. Sino, existe la opción de coger un taxi o alquilar un coche para hacer este recorrido y dejarlo en el aeropuerto. Lo cierto es que es una visita que merece la pena.

Gaztelugatxe

San Juan de Gaztelugatxe Foto: ©depositphotos/naticastillog

14 horas. Comida en Restaurante Azurmendi. Loiu

Para los viajero más sibaritas y gourmets, en Loiu está uno de los mejores restaurantes del País Vasco. Se trata del Azurmendi, que lleva el chef Eneko Atxa. Tiene 3 estrellas Michelín y queda a mano del aeropuerto, en Larrabetzu. Está en un complejo en un entorno natural, donde también sirven menus “pret-a -porter” desde 40 euros. Para disfrutar a tope, se puede tomar su Menú Gastronómico, una delicia.

En 2015, la revista Elite Traveller lo ha distinguido como el tercer mejor restaurante del mundo y Opinionated About Dining, como el mejor restaurante de Europa. Desde allí se llega en seguida al aeropuerto.

Bacalao-PilPil

Bacalao al Pil-Pil Foto: ©depositphotos/photooiasson

A SIMPLE VISTA- BILBAO

Como llegar:
Avión: Bilbao cuenta con infinidad de vuelos directos con Barcelona, Madrid y Málaga, por ejemplo, pero seguro que desde otros aeropuerto tiene también alternativas económicas para llegar a Loiu. Es una ciudad muy bien comunicada. El autobús es el medio de transporte más utilizados para ir desde el aeropuerto hasta el centro de Bilbao.

Tren: Renfe ofrece conexiones directas diarias entre la Capital y Bilbao.
Autobús: Alsa ofrece conexiones directas entre Madrid y Bilbao, tarda unas 4 horas. Llegan a la estación de autobuses central, Termibus que está cerca de la Plaza de Euskadi, a lado del antiguo San Mamés.

Donde alojarse: ¿No sabemos donde reservar una habitación? No hay problema, Bilbao tiene excelentes hoteles desde el Carlton de la Plaza Moyua a hostales económicos que están muy bien y se pueden comparar desde aquí.Como alojamiento económico ideal para jóvenes, aventureros y mochileros, hay un lugar excepcional que está frente al Guggenheim, es el albergue Botxo Gallery. Para quienes quieran disfrutar de un alojamiento más natural, está el Hotel Artetxe Bilbao, un caserío convertido en alojamiento rural en Artxanda, unos de los montes que rodea la ciudad.

En el Casco Viejo hay varios alojamientos pintorescos y comfortables, como el Hotel Tryp Arenal cerca de la Plaza Nueva, muy bien situado; En el Paseo del Campo Volantín está el Hotel Conde Duque, de 3 estrellas que tiene una terraza muy agradable; En la zona frente al mercado de la Ribera, el Hotel Bilbi, de dos estrellas, está muy bien en relación calidad-precio. Ya, para más lujo, además del citado Carlton, entre el Guggenheim y el Museo de Bellas Artes, esta el Hotel Miró Bilbao de 4 estrellas y el Meliá Bilbao, de 5 estrellas frente al Euskalduna.


Donde comer:
Estamos hablando de la ciudad de Bilbao, en el País Vasco, donde se come de maravilla en cualquier sitio; pero vamos a destacar los sitios más emblemáticos o donde tomar ese plato típico de la ciudad. Por ejemplo, para comer un buen bacalao al pil-pil se recomienda la Taberna Lezama, en Gernika, donde se puede visitar el famoso “árbol de Gernika”

Hemos hablado ya del Café Iruña que está en los Jardines de Albia, donde se come muy bien; La Granjaen la Plaza Circular y añadiremos ahora la Cervecería Cruz Blanca en Urkixo Zumarkalea, 80 (junto a San Mamés), el restaurante La Comercial en la calle Lersundi, número 17 y la Marisqueria La Sotera en Pozas ( C/ Licenciado Poza, 26); pero estén tranquilos, se puede entrar a cualquier local que les resulte tentador mientras recorren la ciudad.

El restaurante Azurmendi de 3 estrellas Michelín está en Larrabetzu, Leioa. El restaurante Mina es otro lugar en el que se puede degustar la Alta Cicina Vasca, está en el Muelle Marzana del mismo Bilbao y tiene 1 estrella Michelín. La Terraza del Museo Marítimo queda en el muelle Ramón de la Sota, 1.

Donde ir por la noche: La Granja y cerca el Antzokia (en la Calle San Vicente, 2) son lugares frecuentados de noche donde se organizan conciertos. Además hay más sugerencias y la agenda actualizada en la página de la Oficina de Turismo de Bilbao.

Compras: Entre las tiendas que son “clasicos” de la ciudad destacamos la Pastelería Arrese, famosa por sus trufas, en la Gran Vía, un local con solera que ya hemos comentado.

La Carolina es un pastel que se asocia con Bilbao, creado por una pastelero de la ciudad cuya hija se llamaba así, le dedicó este pastel que se puede probar y com par en las pastelerías cómo Don Manuael, en Urkixo Zumarkalea, 39; Artagan , en la Pastelería Martina de Zuricalday , en la Calle de Ercilla, número 43; Urrestarazu en Urkixo Zumarkalea, número 9 o en La Suiza>, en Marqués del Puerto, 4.

Cuando ir: Bilbao es una ciudad que ofrece gran actividad y merece la pena ser visitada en cualquier momento del año; cada época tiene su encanto y nunca defrauda. Por cierto que el nombre familiar para Bilbao es el “Botxo”.

Que se necesita para visitar el lugar: Euskadi está al Norte, y por lo tanto un paraguas plegable, no ocupa mucho en la maleta y ¡quizá tengamos que usarlo!

Metro de Bilbao:
Para trasladarse dentro de Bilbao es interesante revisar su web y planificar si nos va a interesar algun bono.

Puente Colgante: en esta web encontrarán información del Puente de Bizkaia y horarios.

Libros: Gabriel Aresti, Blas de Otero, Miguel de Unamuno o Juan Larrea son escritores de Bilbao y
sus libros ilustran o aluden a la vida de esta ciudad. Entre los escritores actuales, destacan los libros de Bernardo Atxaga, que aunque es de gipuzkoa estudió en Bilbao. Es el escritor en euskera más leído y traducido.

Música: Fito y los Fitipaldis es un ejemplo de un músico de éxito bilbaíno en la actualidad o el grupo Zarama de Santurce, que fue uno de los primeros grupos de rock con letras escritas íntegramente en euskera.

Cine: Hay directores cinematográficos que han plasmado a Bilbao, Euskadi y su época estupendamente en sus películas, como en “El día de la Bestia” de Alex de la Iglesia o películas de Pedro Olea.

Sobre El Autor

Amaya Mendizabal González

Entre las cosas que se heredan está la afición por viajar. Mi abuelo paterno era un indiano que viajó a las Americas hasta el Perú en la época en la que se llegaba allí pasando por el Cabo de Hornos. Mi madre era peruana por lo que mi conexión con este país ha sido doble, al que he viajado en varias ocasiones desde los diez años.He viajado a Sudamérica, a México y Guatemala, Estados Unidos visitando Miami, mi último viaje transoceánico fue a Boston y a Nueva York, el siguiente, espero ir a explorar China. En Perú y en México hay dos travesías para mí inolvidables que recomendaría a cualquiera, el Camino del Inca y la Ruta Maya.Soy de Donosti y he vivido allí hasta hace dos años que me mudé a Fuenterrabia Hondarribia, un precioso pueblo de la costa en la frontera que tiene unas vistas espectaculares de Francia. Antes viví durante seis años en Madrid.Por la proximidad con Francia, es un país que conozco bien y he recorrido en muchas ocasiones y es a donde me escapo muy a menudo. Conozco muy bien Bretaña, los pueblos de la costa por vínculos familiares que tuve por allí y he recorrido todo la costa francesa del Atlántico hasta llegar a Normandía en varias ocasiones.Las ciudades europeas que más he visitado son París y Londres; también he estado en Amsterdam, Berlín, Frankfrut, Kassel, la zona de Baviera...Viena, parte de Austria Suiza y Roma. He visitado la zona norte de Italia conociendo gran parte de La Toscana. También he recorrido el norte de Portugal, la encantadora Oporto y la capital, Lisboa donde he ido en varias ocasiones.Mis destino favorito en el Mediterráneo es Menorca, un paraíso para descansar y cargar pilas perfecto, donde espero volver a menudo. Y como soy del Norte me encanta además esa influencia británica que se deja sentir aún en la Isla.Por mi pasión por todo lo relacionado con el arte, voy a ver exposiciones y museos siempre que puedo hacer una escapada y me apasiona ir a ver mercados de antigüedades y conocer las artesanías típicas de cada lugar que visito.Mi trabajo está y ha estado siempre vinculado al arte y entre las actividades creativas de mi rutina, una parte más de mi vida, está escribir y contar lo que veo en el mundo, desde el punto de vista personal de mi mirada.

Artículos Relacionados